¡ÁNIMO! LEVÁNTATE. TE ESTÁ LLAMANDO

¡ÁNIMO! LEVÁNTATE. TE ESTÁ LLAMANDO



  1. SER COMO JESÚS

“El pecado también tiene este efecto: nos empobrece y aísla”. “Es una ceguera del espíritu, que impide ver lo esencial, fijar la mirada en el amor que da la vida; y lleva poco a poco a detenerse en lo superficial, hasta hacernos insensibles ante los demás y ante el bien, la presencia cercana de Jesús permite sentir que, lejos de él, nos falta algo importante. Nos hace sentir necesitados de salvación, y esto es el inicio de la curación del corazón. Luego, cuando el deseo de ser curados se hace audaz, lleva a la oración, a gritar ayuda con fuerza e insistencia, como hace Bartimeo.  ¡Qué fácil y equivocado es creer que la vida depende de lo que se posee, del éxito o la admiración que se recibe; que la economía consiste sólo en el beneficio y el consumo; que los propios deseos individuales deben prevalecer por encima de la responsabilidad social…! Mirando sólo a nuestro yo, nos hacemos ciegos, apagados y replegados en nosotros mismos, vacíos de alegría y libertad verdadera.  Pero Jesús pasa; y no pasa de largo: ‘se detuvo’, dice el Evangelio” (Papa Francisco, homilía 4-3-2016).

 

ADJUNTO PDJ 


Como Jesús tema 2 Final.pdf Como Jesús tema 2 Final